PROYECTO EUROPEO DE RECUPERACIÓN DEL HÁBITAT DE LOS ANFIBIOS Y EMYS ORBICULARIS EN EL BAIX TER

inicio
el Baix Ter
el entorno
la fauna
la organitzación
financiación
colaboradores
patrocinadores
Red Natura 2000

 

EL ENTORNO
geomorfología


La depresión del Baix Ter es una porción de terreno formada por una extensa llanura rodeada, prácticamente en su totalidad, por pequeñas elevaciones. Por el lado de mar y paralelamente a él, a primera línea de costa, se localiza una pequeña franja de humedales, separada del mar por una barra arenosa que conforma la playa.

Pero este no ha sido siempre su aspecto. Si retrocediésemos en el tiempo unos cinco millones de años, encontraríamos que toda esta zona se encontraba cubierta por el mar, debido a toda una serie de hundimientos geológicos que se producieron en el pleistoceno. Esta situación se mantiene así durante miles de años.

Posteriormente, en la última glaciación, hace unos 20.000 años, el nivel del mar decayó hasta los 130 metros por debajo del nivel actual. Des de entonces el nivel del mar se ha ido recuperando lentamente hasta llegar a la posición actual, hace unos 5.000 años. A partir de este momento, en que se estabilizó el nivel del mar, los sedimentos transportados principalmente por el río Ter comenzaron a sedimentarse en el valle, ganando terrenos al mar, hasta conformar el estado actual:
Un espacio llano, fácilmente inundable, con una gran abundancia de estanques y humedales; su formación se vio favorecida por la gran cantidad de arena que la tramontana transportó durante centenas de años y que acabaron conformando verdaderos diques que sirvieron para detener el paso del agua del mar e impedir también el paso de las aguas subterráneas.

Actualmente, y des de hace siglos, todo el conjunto de procesos que han colaborado en la configuración y formación de la llanura se han visto interrumpidos por las distintas actividades humanas (desecación de espacios de humedales, artificialización de los cursos fluviales, construcción de la red de canales de riego,…) para un mayor aprovechamiento agrícola del suelo, que han acabado por conformar el paisaje más reciente y son las que determinaran la futura evolución.

En definitiva, el paisaje actual de llanura del Baix Ter es el resultado de los procesos sedimentarios que se han desarrollado durante el holoceno, y no se entiende si no se tiene en cuenta los movimientos eustáticos del mar y de subsidencia de la superficie terrestre; y más recientemente el papel transformador de la mano del hombre.