PROYECTO EUROPEO DE RECUPERACIÓN DEL HÁBITAT DE LOS ANFIBIOS Y EMYS ORBICULARIS EN EL BAIX TER

inicio
el Baix Ter
el entorno
la fauna
la organitzación
financiación
colaboradores
patrocinadores
Red Natura 2000

 

EL ENTORNO


A pocos metros de la primera línea de costa, junto a las grandes zonas densamente pobladas y urbanizadas, la llanura del Baix Ter sigue siendo un espacio rural. Es una llanura principalmente agrícola que dispone de la mayor parte de las tierras de cultivo de regadío del Baix Empordà.

Antiguamente el Ter y el Daró inundaban periódicamente esta zona, por ello eran y son tierras extraordinariamente fértiles y productivas que poco a poco se desecaron mediante un complejo sistema de regadío, con el levantamiento de motas y con la canalización de algunos tramos de los ríos, para ser destinadas al cultivo.

Actualmente, la llanura y especialmente los espacios más próximos al río, son ocupados por huertos y cultivos de regadío destinados principalmente a la fruta (poma, melocotón y pera) y cereales (alfalfa, maíz, forrajes,…), así como el cultivo forestal de chopos. Allí dónde los canales de riego no llegan aparecen los cultivos de secano con la viña y el olivar, a pesar de que estos tienden a ser abandonados y su superficie disminuye.


 
 LLanura agrícola del Baix Ter
 Detalle de un campo de olivos


Además, en la parte más llana de Pals también aparecen los arrozales. Es en estas tierras, próximas al mar, donde encuentran las características idóneas de humedad y temperatura para crecer, dado que se trata de una gramínea que necesita un contacto permanente con el agua templada. El cultivo del arroz en el Baix Ter está documentado des del siglo XIII, pero no es hasta finales del s. XVII y durante el s. XVIII que se intensifica su cultivo, como consecuencia de la extraordinaria explosión demográfica de este período, que se alarga hasta principio del s. XX. Pero su cultivo empieza a disminuir a partir de los años 60, en que llega a ocupar un espacio muy reducido, y no es hasta mediados de los años 80 en que se recupera parte de su dinamismo. Actualmente alcanza cerca de las trescientas hectáreas de cultivo.

 

 
  Campo de arroz en el sector del las Basses d'en Coll